INSTITUCIONES

Gobierno
Municipalidad
Educativas
Escuela Nº 5
Escuela Nº62
I.T.E.S.
Escuela Valle Nereco
U. Educativa Nº28
Colonia Chapalcó

Deportivas
Guardia del Monte
Sportivo Toay
E. Coreográfico "Arte"

EVENTOS
Posta Mariana Juvenil

SERVICIOS
Horario de Micros
Teléfonos y Direcciones
Guía Turística
Encuestas
Fondos de Pantallas
Postales
Libro de Visitas

ENFOQUES

Escudo
Geografía
Historia
La Pampa

Toponimias


CULTURALES
Casa MuseoO.Orozco
Biblioteca
Monumentos
Escudo
Poetas
Fotos

PUEBLOS
Cachirulo
Naicó
Comunidad Ranquel Vascos en La Pampa

PERSONAJES
Lorenzo Jarrín
Tomás Domínguez Patricio Fiorelo
El Negro Castellanos
El Pobre Viejo

EVOCACIONES
Desde Córdoba

Viejos Oficios
¡Aquellos Juegos..!
Fotos en Sepia

Amarillos y Ocres


NOTICIAS
FM "Ciudad"
Recortes de periódicos
Efemérides

OTROS
El Archivo

Links
Indeseables
Créditos

La Familia
Distinciones

CANCIONERO PAMPEANO


La enjundia de los años setenta
Por Rubén Evangelista
Fuente: Diario "La Arena" - Suplemento "Caldenia" - domingo 14 de enero 2001


 

.| La Pampa es un viejo mar...- 2010 | "Calandria" Expresiones Pampeanas | Entre Nosotros - 1999 | La Pampa Cuenta y Canta |
.| Relevamiento Musical de La Pampa -1975 | Cacionero de los ríos - Ed.1985 | Cacionero de los ríos - Ed. 2015  |
.| Folklore musical de La Pampa aplicado en las ecuelas -1997 | "La enjundia de los años setenta" ( por Rubén Evangelista) |




Si a partir de la segunda mitad de los '60 la peña "Camaruco" (que funcionó en el local construido al frente de la casa de la familia Salazar, sobre la avenida Ameghino entre Leguizamón y Edison), fue un lugar típico de guitarras, vino y empanadas que durante varios años congregó a músicos, poetas, artistas visitantes y en general al público y a la bohemia santarroseña, fue desde 1972 que ese espacio lo ocupó la peña cultural "Temple del Diablo" también en la capital provincial.

Los dos fueron sitios emblemáticos del acontecer cultural pampeano, si bien "el Temple" -como se lo nombraba habitualmente-, llegó a funcionar con una cierta organicidad institucional -tenía una comisión directiva-, lo que le permitió desarrollar diversas actividades más allá de las reuniones peñeras con que más lo identificaba la gente. En ese ámbito de noctámbulos y artistas, donde se hacían exposiciones plásticas o de fotografías, conferencias, presentaciones literarias o cinematográficas, también se oyeron porvez primera muchas nuevasobras de nuestros autores y compositores, y también
allí se dieron a conocer a la consideración del público nopocos intérpretes, cantores o musiqueros que adherían a la canción regional.Iniciados los '70 ya estaban componiendo sus primeras canciones José Gerardo Molina ("Lalo"), Delfor Sombra y Cacho Arenas. Molina lo hacía sobre poesías de Edgar Morisoli y Roberto Yacomuzzi, con quienes creó obras de singular belleza que también se transformaron en distintivas de nuestra provincia; "Triunfo del Chañar en flor" y "El Bautista de la Rinconada" con el primero de ellos, y "Huella de Ida y Vuelta" con Yacomuzzi, son ejemplos concretos de títulos con proyección y trascendencia.
Delfor Sombra, por su lado, elaboró nuevas melodías sobre poemas de Bustriazo Ortiz (Ej: "Del Temple del Diablo"-, "De la Calandria", -este último estilo en común con Guillermo Mareque-; Edgar Morisoli, con quien creó otros clásicos pampeanos como "La Continera", y "Ofelia del Oeste"; con Yacomuzzi también pero ello ocurriría años más tarde, en una etapa más reciente; y trabajó, además, colaborando en la labor compositiva de Julio Domínguez, con quien compartió la creación del estilo "Sin Adiós". Cacho Arenas, quien había retornado a la música
como solista después del desmembramiento en 1969 del conjunto "Los Cantores de La Pampa", al que per­teneciera, mostró al volver en 1972 sus primeras obras propias: "Faustino Guzmán", "Un Gringo Más" y "Zamba de los Muñequitos" entre otras, inspiradas en personajes de la vida real, con una poesía que incorporaba lo urbano y lo biográfico a nuestro cancionero,y que se diferenciaba claramente de la temática vinculada al Oeste. Años más tarde musicalizaría a diversos autores, como Bustriazo Ortiz ("Salió Buscando las Cabras", etc.), Edgar Morisoli ("Comarca de Guitarras", etc.), Carlos Rodrigo ("El Regreso del Río"), Raimond Claverie ("Camino de Parera"),

"Dúo Sombrarena" (Cacho Arenas y Delfor Sombra) la noche del 29 de marzo de 1975, en que presentaran su disco "Voces de la Patria Baya"en el Teatro Español de Sta Rosa.
Agueda Franco, Ana María Lasalle,Graciela Pascualetto, Julio Domínguez, y otros. Otros creadores-sin agotar la nómina-. Como los músicos Oscar garcía y Guri Jáquez sumabam por entonces sus obras al cancionero regional, que crecía sostenidamente. El primero musicaliza a Bustriazo Ortiz (“Aguita del Médano”) "Canción de Rosa Puelches", etc.) y a Edgar Morisoli ("Toay" y "S.O.S."). Jáquez, por su parte trabaja también sobre poemas de los mismos autores; de la conjunción con Bustriazo nace una serie de canciones muy difundidas y grabadas por distintos intérpretes a lo largo de los años: "Coplas Para Diego el Solitario", "De la Creciente", "Se va la Tarde Morita", "El Poncho Siete Colores", entre muchas otras; y con Edgar Morisoli compone "De una Visión. De una Batalla. De un Perfume." y "Contraluz, Contraolvido", canciones que permanecen inéditas.

Por otro lado, hay que señalar que Delfino Nemesio, un músico de extracción académica y que hasta entonces había abordado con solvencia los géneros jazz y tango, en 1971 incursionó en la creación de formas de origen folklórico al musicalizar poemas del escritor Armando C. Forteza, material que fue grabado ese mismo año como una obra integral (dos discos de vinilo y textos impresos) con el nombre "Esta es La Pampa". La edición, que contenía nueve poesías y siete canciones, contó con interpretaciones del conjunto de Trenque Lauquen "Los Kcocho Massi", Josefa Mazzone, Mathilde M. E. F. de Lluch, Juan Carlos Valenti, Oscar Alfredo Brañas, el Coro del Colegio María Auxiliadora de Santa Rosa y la Banda Sinfónica de la Provincia dirigida por Juan Mecca.

Poeta y cantor, el quemuense Roberto Yacomuzzi ha aportado su impronta lite­raria comprometida y universalista al cancionero regional. Fotografía de junio de 1999.

EL Disco "Voces de la Patria Baya"

En octubre de 1973 se unieron en dúo los solistas santarroseños -cantores y guitarreros- Delfor Sombra y Cacho Arenas, y formaron el "Dúo Sombrarena". Un año después plasmaban en un disco larga duración -el medio de difusión más conocido y utilizado en esa época, que además había sido grabado con la mejor tecnología del momento en Buenos Aires (Estudios ION)-, el primer compendio de once canciones de autores y compositores pampeanos. Puede decirse que fue ése un paso muy oportuno en la difusión y reafirmación del naciente nuevo cancionero folklórico, habida cuenta de que eran tiempos en que las radios AM de La Pampa y zonas vecinas, que serían las encargadas de difundirlo -LRA 3 Radio Nacional Santa Rosa, LU 33 Emisora Pampeana y LU37 Radio General Pico, LV 22 Radio Huinca Renancó (Córdoba), LU 11 Radio Trenque Lauquen (Bs. As.) y LU 5 y LU 3 de Bahía Blanca, además de otras del sur mendocino y de Neuquén y Río Negro- (todavía no estaban las FM ni había llegado la televisión satelital), te­nían una poderosa y efectiva influencia en la comunidad de toda la región.
El "Dúo Sombrarena", cuya constitución se gestó en las noches de música y - poesía de la Peña Cultural "Temple del Diablo", donde poetas, músicos, escritores, plásticos, gente de cine y de la fotografía y muchos otros artistas se reunían a exteriorizar y confraternizar mediante sus respectivas disciplinas artísticas, fue de alguna manera el emergente visible de un movimiento artístico-cultural de amplio espectro, que estaba ocupando en ese momento la escena junto a los actores políticos y sociales de la época, en la capital pampeana.
La definición del proyecto del dúo estaba implícita en su repertorio, formado exclusivamente por obras del nuevo cancionero pampeano, y la grabación del long play "Voces de la Patria Baya" -que así se llamó la placa-, fue producto de una estrategia debidamente preconcebi­da por los integrantes del dúo, para lo que contaron con la ayuda de distintos sectores privados, no gubernamentales y también del gobierno democrático de en­tonces, que a través de la Dirección de Cultura apoyó decidida y explícitamente ese emprendimiento artístico. Esa edición discográfica, que fue presentada en el Teatro Español de Santa Rosa el 29 de Marzo de 1975, incluyó los títulos: "Por la Costa de la Barda" (J. Domínguez); "Triunfo del Chañar en Flor" (Morisoli - Molina); "Faustino Guzmán" (C. Arenas); "La Chilquita" (J. Domínguez - Mareque); "De Guatraché" (Bustriazo Ortiz - H. Urquiza); "El Planicero" (A. Riva­ra); "Para Volver" (J. Domínguez); "Pai­sano Vincen" (Bustriazo Ortiz - Neveu); "Cueca de La Blanca" (J. Domínguez);;"La Cantinera" (Morisoli-Sombra); y "La Rendición de Manuel" (J. Domínguez).
Blanca Rébori, la periodista entrerriana que entonces escribía en el diario "Clarín", advirtió y apuntó en un comentario que publicó en ese medio sobre el repertorio del dúo, en 1974, que predominaban en él -y en el disco luego se confirmaría- las canciones de Julio Domínguez. La difusión discográfica, seguramente obró en favor de la posterior popularización de esas canciones que estaban sumándose al cada vez más amplio repertorio folklórico pampeano contemporáneo gestado veinte años antes.

La dimensión que alcanzó la difusión de aquella primera grabación exclusiva de obras pampeanas, quizás recién ahora pueda evaluarse, porque se tiene -hoy por hoy- una visión ciertamente acabada de su efecto multiplicador en

De larga andadura artística a partir de los años '60, Armando F. Rodríguez ("Tucho"), es un militante de la canción pampeana. Musicalizó dos obras de Edgar Morisoli. La foto es del año 1998.
las nuevas camadas de cantores y guitarreros que se fueron sucediendo desde entonces y . fueron adoptando esos mismos materiales para recrearlos, y ello también ocurrió en las escuelas de arte, y en el ámbito de las escuelas comunes en los espacios destinados a la música y al canto.

Sin abrir juicio acerca de los méritos y defectos interpretativos del "Dúo Sombrarena", corresponde señalar que la resultante de su propuesta vocal y musical ha gozado siempre de buena reputación en el público, y su emisión grabada no ha perdido vigencia. Esto último habla de una aceptación por la gente que, cuestiones subjetivas aparte, debe haber incidido también para que la divulgación de aquellas once canciones cumpliera las expectativas de sus mentores.


Los años '70 además estuvieron signados, no sólo para Santa Rosa sino para toda La Pampa, por una serie de realizaciones muy importantes que demarcan un punto de inflexión en el desarrollo de la historia cultural dela provincia, y señalan el comienzo del rescate y la revalori­zación de todo su acervo y distintos rasgos de su identidad. Inspirados y orientados por la diestra y sabia mano del Dr. Augusto Raúl Cortázar -cuyo asesoramiento le fue requerido desde La Pampa- los sucesivos responsables del área de cultura del gobierno pampeano -entre quienes sobresalió el accionar de Angel Cirilo Aimetta desde 1973 a 1975- se dieron a la tarea de relevar, documentar y editar, y además fomentar y desarrollar emprendimientos fundamentales para la cultura regional. ,En ese contexto, un acontecimiento importante, entre muchos otros, fue el relevamiento de Música Folklórica Tradicional a cargo de la Lic. Ercilia Moreno Chá, de lo que nos ocuparemos en una próxima nota




José Gerardo Molina ("Lalo") en 1999. Cantor, guitarrista y prolífico musicalizador de varios poetas pampeanos, aunque son mayoría las obras de Morisoli y de Bustriazo Ortiz.
En noviembre de 1975 es también la entonces Dirección de Cultura de la Provincia -a través de su Departamento Letras y Ciencias- la encargada de publicar el "Cancionero Pampeano 1975", compendio de sesenta y cuatro canciones de una treintena de autores y compositores pampeanos, editado con motivo del "IV Encuentro de Folkloristas Pampeanos" organizado y realizado por la Peña "El Alero" en su sede de General Pico. Era ésa la primera publicación específica que reunía materiales del naciente cancionero regional, y si bien no se incluían en ella las partituras musicales, era un paso muy importante que se daba en la difusión de las creaciones literarias respectivas y de los nombres y algunos datos biográficos de autores y compositores de esta zona del país.

A mediados de ese mismo año se funda en la capital provincial el Centro Polivalente de Arte, escuela de nivel secun­dario por entonces dependiente del Estado Nacional, una.de cuyas especialidades -Danzas Folklóricas-, se erige impensadamente en un espacio de resistencia cultural a partir del golpe militar de marzo de 1976, ya que a través de la materia "Instrumentos Autóctonos" en que se ejecutan y cantan canciones folklóricas, sobrevive y Sé expresa mínimamente nuestro cancionero, con obras de diversos poetas y músicos regionales censurados por el Gobierno.
Los contenidos curriculares de éste como todos los Centros Polivalentes de1 país que habían sido creados en el período democrático, estaban orientados al rescate y revaloración de las expresiones regionales. En consecuencia era de su propia naturaleza trabajar con materiales creados por artistas locales. Fue esa la primera oportunidad en La Pampa en que la cación netamente regional estuvo en el aula formando parte de la enseñanza sistematizada oficial. Y no sólo se tocaba y cantaba ese repertorio puertas adentro, sino que se lo exponía públicamente una vez al año para mostrar los logros alcanzados por los educandos en cada período lectivo, y además se lo exhibía en otros establecimientos educativos y en cuanta ocasión el Centro Polivalente se hiciera presente -durante los primeros años de su existencia- para difundir su presencia en el medio y darse a conocer como nueva opción educativa para captar alumnado.

"Las voces del pueblo" de Victorica

Contemporáneamente, aparecen en otros pueblos de La Pampa, cantores y guitarreros que adhirieron activamente ál nuevo cancionero. La expresión más elocuente fue el dúo "Las Voces del Pueblo" (Alfredo Eduardo Gesualdi, Pedro Cabal y Oscar Pueger, en sus inicios en 1973), que en la más antigua población de la provincia, Victorica, estableció un bastión regionalista que sus integrantes consolidaron y defendieron tenazmente hasta el presente, en que continúan sosteniéndolo.

El dúo "Las Voces del Pueblo" en carnada aun, en Victorica, la resistencia cultural a lo establecido y en pos de ese objetivo esgrime las banderas del regionalismo para dar batalla: La mayor parte de sus canciones tienen poesías y músicas de factura propia, con mensajes comprometidos, de tono social o político; "La plaza de la historia y el dolor". "Por andenes de


Pedro René Jáquez ("Guri"), además de excelente cantor, detenta la virtud de haber creado melodías de singular belleza, que enriquecen nuestro cancionero. Foto dél año 1985.

esperanza", "Huella por Manuel Baigorria". "Mi pueblo quiere ver niños"; y otras. Junto a "Alfredito" Gesualdi -conductor natural de ese grupo de acción permanente- se encolumnaron en distintas circunstancias y épocas, y cumpliendo diferentes roles artísticos, su hermano Luis Gesualdi, Sejas, Avila, Muñoz, Lonatti, Sosa, Ortiz, Giménez, Dasso, Pérez, y otros.
Los autores y compositores victoriquenses, entonces, emergieron con su arte al influjo de esa corriente localista, y como consecuencia de ello, los hechos políticos y sociales de las últimas década quedaron retratados fielmente en canciones que, una vez divulgadas pasan a ser, en mayor o menor medida, expresiones del sentimiento colectivo en la población.
En los años '70, en un marco de ebullición cultural, encendida e impulsada por el empuje de una vigorosa generación de jóvenes inquietos, talentosos y políticamente activos. A su influjo se desarrolló y expandió, correlativamente, el nuevo cancionero folklórico pampeano.

Nombres de aquel tiempo

Los hermanos Alfredo y Luis Gesualdi cuando formaban "Las Voces del Pueblo": un símbolo de la canción popular victoriquense y pampeana.  

* Rubén Evangelista* Autor  e investigador de música pampeana”




| Inicio| contacto |







Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2016 COPYRIGHT