<< Inicio

INSTITUCIONES
Gobierno
Municipalidad
Educativas
Escuela Nº 5
Escuela Nº62
I.T.E.S.
Escuela Valle Nereco
U. Educativa Nº28
Colonia Chapalcó
Escuela 29 de Cachirulo
Deportivas
Guardia del Monte
Sportivo Toay
E. Coreográfico "Arte"

EVENTOS
Posta Mariana Juvenil
Semana Gaucha

SERVICIOS
Horario de Micros
Teléfonos y Direcciones
Guía Turística
Encuestas
Fondos de Pantallas
Libro de Visitas

ENFOQUES

Escudo
Geografía
Historia
La Pampa

Toponimias

Volcanes en L.P.
Toay del 45
Toay del 60
El codito de La Escondida
El Bosque pampeano
Pasada por el oeste

CULTURALES
Casa MuseoO.Orozco
Biblioteca
Monumentos
Escudo
Poetas
Familias con historia
Est. "La Recompensa"
Fotos
Ferro Art
Cancionero Pampeano


PUEBLOS
Cachirulo
Naicó
Comunidad Ranquel Vascos en La Pampa
Quehué
Villa Mirasol


PERSONAJES
Lorenzo Jarrín
Tomás Domínguez Patricio Fiorelo
El Negro Castellanos
Pedrucho
El Pobre Viejo

EVOCACIONES
Desde Córdoba

Viejos Oficios
¡Aquellos Juegos..!
Fotos en Sepia

Amarillos y Ocres


NOTICIAS
"Radio Ciudad"
Recorte de noticias
Efemérides

OTROS
El Archivo

Links
Créditos

La Familia
Distinciones

Profesor Señor HÉCTOR IERVASI


CON UN TANGO EN LA VOZ

<<< anterior  

............Descendió con lentitud y con seguridad los escasos escalones de ese coche de ruedas de acero. Confianza, aplomo y fe guiaban sus pasos. La suela de su calzado hacía crujir la carbonilla –resabio de esa época romántica de la máquina a vapor recientemente clausurada-, que cubría el breve sendero hacia las fauces abiertas de la pequeña ciudad de la que era su “flamante” adquisición.

............Y con un tango en la voz cargó sus “petates” rumbo a la pensión donde se albergaría por algún tiempo, pues no sabía que no mucho tiempo después iba a levar anclas nuevamente, hacia otro lugar –el definitivo-, donde edificaría –allí sí-, el sólido edificio de su vida y su carrera………….
............Inició el dictado de sus clases y se sentía bien. Pero un día una nueva alternativa, un nuevo horizonte se abrió a sus expectativas. Armó de nuevo las valijas y otra vez, con un tango en la voz, partió hacia donde el barco acorazado de sus ideales, fondearía en la bahía segura de sus sueños, echando el ancla para siempre. Y con un tango en la voz rumbeó hacia la nueva pensión…………
............Y empezó a ejercer su cátedra. Porque –en definitiva-, a eso había venido. Y entró a “correr” de colegio en colegio dictando sus clases. Y entró a establecer vínculos de afecto y respeto dentro y fuera del ámbito educativo; a relacionarse, a ser un miembro mas de la sociedad de la que ahora formaba parte. Y comenzó a tejer amistades en todos los niveles que frecuentó. Y una telaraña de relaciones afectuosas se formó en torno suyo. Su espíritu jovial, emprendedor y dispuesto facilitaba los acercamientos, el diálogo y las reuniones. Sus conocimientos –junto a su experiencia-, se fueron acrecentando, ganándose un prestigio y un respeto acorde a sus aquilatados merecimientos. Supo despertar el interés de sus jóvenes educandos al hacer fácil el trato con ellos, para que –respetando las distancias que marcan los niveles-, fuera fluido, ameno, cordial y fructífero. Esa manera especial de ser, junto a sus valores intelectuales y morales, hizo que se granjeara además –no solo el respeto-, sino las simpatías de toda la comunidad educativa que rodeaba a cada colegio secundario donde dictaba sus cátedras. Y hasta llegó a calzarse alguna vez los “cortos” para “entreverarse” en algún encuentro de fútbol enfrentando a sus queridos alumnos….!.
............Los años también trajeron –en su carrera profesional-, nuevos desafíos. Se elevaba el nivel educativo y él respondió brindando su aporte. Por eso la Universidad y la función pública supieron de su capacidad y aprovecharon de sus conocimientos.
............Esas raíces que había echado apenas arribado aquel lejano día, se afianzaron definitivamente cuando el romance “pialó” sus mas caras ilusiones con los de la muchacha de sus sueños. Y con un tango en la voz, dijo “sí” ante el altar. Y con nuevos tangos, saludaría luego la llegada de los vástagos, que poblarían el hogar de reiteradas alegrías, de potenciados sueños.
............Los años se hicieron décadas. Increíblemente un fenómeno sucedió: muchos de quienes fueran sus discípulos formaban parte de sus dilectos amigos. Y éstos acercaron a otros que se transformaron en discípulos por “adopción”. Y en esas ruedas que periódicamente se hacían, era el “Profe” para todos, y para unos cuantos: “Pestaña”, apelativo que aceptaba con sonrisas e indulgencia. Y en los asados era el orador obligado y reclamado. Sus palabras siempre tenían dos ingredientes fundamentales: algo de humor y mucho de enseñanzas. Calidez y profundidad: ese era el mensaje de su esperada palabra.
............Su vida de educador tuvo también sus recreos. En ellos cultivó –entre otras cosas-, su afición a la pesca. En esas ocasiones disfrutaba de los prolongados silencios, de la tensa calma a la espera del “pique” y de la contemplación de la naturaleza. Meterse luego en una cocina a preparar un menú algo especial y luego compartir con los amigos una ruidosa y jocosa mesa de truco, completaban esas jornadas, que disfrutaba con un gusto placentero y hasta necesario a su espíritu y su humor. Y siempre cuadraba la ocasión para que un tango o una milonga floreciera en su garganta. …………..
Ese sábado por la noche tenía una de sus acostumbradas fiestas, donde el asado y el tango reclamaban su presencia. En el cenit de la reunión se reclamó su voz tanguera. Y con un tango en la voz se sumergió en la noche sin retorno ante el estupor, la desesperación, la impotencia y la incredulidad de todos los presentes.


De pie: Furcade, Moyano, García Córdoba, Iervasi y Montoya. Agachados:Cesal, Pérez Funes, Saenz y Marquina.
Equipo de Profesores y preceptores del Colegio Comercial. Escuela Hogar, hoy Brigada del Ejército. Sta Rosa.

............En los últimos tiempos, su salud había emitido algunas señales de advertencia que no parecían demasiado preocupantes. En su mas recóndito interior, quizás supo percibir que su final estaba próximo. Quizás hasta “adivinó” que –como reconocimiento a toda su trayectoria-, su postrer acto merecía llevar una suerte de impronta, de sello distintivo, de síntesis ética y moral de una existencia ejemplar, que condensara ese “todo” que fue su vida. Tal vez por eso, como respondiendo a un llamado, a un sino trascendente, mas que nunca, se fijó un deber: estar presente –sin faltar a ninguna-, en todas las reuniones de su gente amiga, y darse tiempo para volver a su barrio de Boedo y visitar la casa natal, a revivir la infancia feliz y juntar a sus amigos de juegos y travesuras de niño en torno a una mesa, durante la cual las imágenes cobraron vida y los recuerdos resultaron sangre azulgrana transfundida al intrincado circuito venoso de la evocación fresca y la nostalgia húmeda.
............Por eso –esa última noche de sábado-, se encontraba rodeado de tanto calor, de tanto afecto, disfrutando de ese momento singular.
............Pero –así y todo-, su partida llena de mucho dolor. Porque –así y todo-, su ausencia crea un vacío que no se puede llenar. Porque –así y todo-, la pena embarga y la razón no explica.
............Dicen algunos que en las galerías de los colegios y hasta en los claustros universitarios, su taconeo rumbo al aula resuenan acompasada y amortiguadamente. ............También se dice que –en los contraluces de las galerías en semipenumbra-, su figura se recorta nítida, ágil y rodeada de un aura de esperanza juvenil, buscando el aula donde un “montón” de chicos con ansias de aprender y escuchar, aguardan su ingreso para responder a su saludo en la forma elocuente, ansiosa, educada y respetuosa con la que siempre fue recibido y despedido al final de su cátedra.
............Algunos también dicen que en los pasillos, en las aulas y en las salas de profesores, cuando el silencio y las sombras se adueñan de sus espacios una voz muy queda, casi un susurro, recita un tango tan suavemente, que hay que tener algo de duende para poderla escuchar………………........
Así se fue: con un tango en la voz. Así también podrá ser recordado: ¡¡¡Con un tango en la voz!!!!!!

NOTA: Cualquier semejanza con esa personalidad que fue el Profesor señor Héctor Iervasi, el lector puede estar absoluta y totalmente seguro que NO ES CASUALIDAD.-

Buby García Córdoba


| Inicio| contacto |







Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2010 COPYRIGHT