INSTITUCIONES
Gobierno
Municipalidad
Educativas
Escuela Nº 5
Escuela Nº62
I.T.E.S.
Escuela Valle Nereco
U. Educativa Nº28
Colonia Chapalcó

Deportivas
Guardia del Monte
Sportivo Toay
E. Coreográfico "Arte"

EVENTOS
Posta Mariana Juvenil

SERVICIOS
Horario de Micros
Teléfonos y Direcciones
Guía Turística
Encuestas
Fondos de Pantallas
Postales
Libro de Visitas

ENFOQUES

Escudo
Geografía
Historia
La Pampa

Toponimias


CULTURALES
Casa MuseoO.Orozco
Biblioteca
Monumentos
Escudo
Poetas
Fotos

PUEBLOS
Cachirulo
Naicó
Comunidad Ranquel Vascos en La Pampa

PERSONAJES
Lorenzo Jarrín
Tomás Domínguez Patricio Fiorelo
El Negro Castellanos
El Pobre Viejo

EVOCACIONES
Desde Córdoba

Viejos Oficios
¡Aquellos Juegos..!
Fotos en Sepia

Amarillos y Ocres


NOTICIAS
FM "Ciudad"
Recortes de periódicos
Efemérides

OTROS
El Archivo

Links
Indeseables
Créditos

La Familia
Distinciones




CUANDO EL SUDOR SE HACE LAGRIMA

(A la memoria de Ramoncito Gómez)

Ramón Gómez corriendo con los colores de Guardia del Monte

               La vida es un camino incierto que hay que andar, sin saber cuando termina, ni cuan largo será para cada uno. Se sabe cuando empieza. Y es todo cuanto se tiene que saber. Sobre como transitar el sendero, es cosa que se aprende a cada metro andado. El cuando termina, no es el problema ni es la pregunta. En como es recorrido es la cuestión. Y para que una vida trascienda, solo hace falta eso: haberla vivido de manera determinada.
              No importa el arranque. No importa desde qué nivel se empieza. No importa con qué medios se cuenta en el inicio. No importa siquiera partir con herramientas materiales que allanen las dificultades del sendero. Importa traer algo dentro. Importa responder a esa cosa íntima que impulsa, aferrarse a sentimientos e ideales para vivir de la manera querida, sabiendo que así –al final de esa ruta propia-, dejamos algo; dejamos una enseñanza, dejamos –siquiera-, un mínimo ejemplo superador que nos diferencia cada vez mas de las bestias y nos hace cada vez mas humanos.
              Toda comunidad –grande o pequeña-, en toda época y en cuanta actividad en ella se despliegue, produce casos aleccionadores y gratificantes dignos de mención, para que la oquedad de la memoria frágil de los pueblos, no la degluta en la vorágine de los logros fáciles y las estridencias de las falsas conquistas y los estruendos de mediáticos oportunistas.
              Hacerse de un nombre con ropaje propio es la cuestión. Y muchos deben hilar desde su escaso atuendo para lograr una prenda propia y distintiva.
              Nació en un hogar sumamente humilde. Diría mas bien paupérrimo. Pudo terminar siendo cualquier cosa. Sin embargo........, sin embargo y a pesar de todas las dificultades imaginables e inimaginables tuvo conducta, tuvo responsabilidad y supo elevarse sin degradarse. Fue alguien.
              Tal vez en esa semipenumbra de sombras balanceantes que la tenue luz juguetona de una vela pretendía alumbrar el comprimido espacio de la vivienda, con ojos bien abiertos soñaba con un destino mejor, con ser alguien, con hacer algo que sirviera de ejemplo.
              De poco hablar, fue creciendo ganándose el pan de cada día con esfuerzo, dedicación y cumplimiento. Haciendo deportes, trabajando y hablando poco; formó un hogar, vinieron los hijos, pero se dio tiempo para hacer “eso” que resultó su vocación: correr. Es que en el atletismo encontró el espacio justo, el lugar exacto donde desarrollar sus sueños y expandir su espíritu y su personalidad. Esta actividad requería de sacrificios: suspender distracciones y diversiones para entrenar a diario. Pero estaba acostumbrado al sacrificio. Solo se permitía pocos momentos de esparcimiento: ir el domingo a la cancha para ver a su querido Guardia del Monte. Porque -¿sabés?-, también jugó al fútbol y también hizo bochas para el aurirojo....!
              Decenas de competencias –ganador o no-, vieron a Ramoncito cruzar la meta de llegada, sudoroso y feliz de completar la prueba. Pero un día......un triste domingo de octubre, lejos de su Toay y de su gente, un fuerte dolor en el pecho frenaron sus piernas. No pudo seguir avanzando. El sudor se hizo frío y a pesar del pronto auxilio, su corazón -el mismo fuerte y grande corazón que catapultaba y sostenía su pasión y alegría por trotar-, detuvo su marcha. El “ banderazo” final, esta vez, no fue el que esperaba ver.
              Era un “pibe” querido por todos. Se ganó no solo el afecto de los toayenses, sino también de todos quienes compartían ese sano gusto por practicar el atletismo. Por eso sus compañeros, sus amigos de tantas carreras, encabezaron los últimos metros el cortejo que acompañó sus restos hasta su última morada. Todo un símbolo y todo un homenaje para el querido Ramón.
              Nadie muere mientras el recuerdo sigue vivo. Y este recuerdo será perdurable porque fue un ejemplo, como persona y como deportista, por su humildad , por esa humildad tan natural en él que ni en los días de triunfo tuvo estridencias. Solo esa leve sonrisa que adornaba su rostro, esa sonrisa tenue, casi impercetible, de chico bueno, agradecido de la vida....., de una vida mezquina para con él, donde cada cosa, cada logro, había costado mucho. Pero él era así: agradecido a la vida. Un rico...., un rico ¡con tan poco......!
              En la dimensión en que ahora se encuentra, seguramente sigue corriendo. Partió rumbo a una estrella. Y cuando a esa llegue, seguirá en pos de otra. Porque ese fue su destino: soñar con alcanzar las estrellas. Porque ....., no ha dejado de correr......;solo tomó la posta de otra carrera....!!!
              Como dice el tango: “perdoná si al evocarte se me escapa un lagrimón.......”. Es que ..... es la transpiración.....¿sabés?...... ¡¡¡¡Vos sabés........!. ¡¡¡Qué querés que te diga, hermano.......!. Si los dos transpiramos la misma camiseta.....!!!!!!!


Raúl E. García Córdoba


| Inicio| contacto |







Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2008 COPYRIGHT