Historias vivas de pueblo

Julián Armando Muñoz Terán.

"...todo un ejemplo de vida, un orgullo para los bolivianos y un tesoro para los pampeanos....."
El 16 de febrero de 1898, nacía en la ciudad de Potosí, Julián Armando Muñoz Terán, hijo de don Emiliano Muñoz Cuenta y de doña el Elma Rosa Terán Cuenca, cuya biografía tratamos de esclarecer.
Julián Armando hizo sus primeros estudios en su ciudad natal hasta tercer grado, completando este primer ciclo en la ciudad de Sucre, "en un colegio de curas", como el nos relata. Regresa luego a Potosí donde cursó toda su instrucción secundaria en el Colegio Pichincha, mereciendo elogiosos comentarios de parte de sus profesores y compañeros de curso, finalizando con calificaciones importantes. Sus estudios universitarios se ven interrumpidos por que debe cumplir con el Servicio Militar, que en esa época, era de dos años, en el Regimiento II de Infantería de la ciudad de La Paz. Luego de haber cumplido el primer año en esa unidad, muy preocupado por la interrupción de las estudios, el mismo decide solicitar, que se le exima del segundo año obligatorio, para lo cual recurre ante las más altas autoridades, logrando tras largos esfuerzos la ansiada exención que se le otorga en 1918.
En aquel entonces, al no existir la carrera de medicina en la ciudad de Potosí, decide continuar sus estudios en la República Argentina, donde la Universidad de Buenos Aires, gozaba de un bien ganado prestigio. El desafío era difícil, decide afrontar la empresa confiando solamente en su innegable capacidad y férrea voluntad. Es así, que acompañado por tres baquianos que le proporcionó su padre, se traslada a lomo de mula hasta la localidad argentina de La Quiaca, primero, y desde allí (ya sólo con sus sueños) en tren hasta la gran urbe porteña.
Consigo llevaba siempre, como un tesoro, todos certificados de estudios realizados en Bolivia, con los visados correspondientes. Luego de muchos trámites empezaba sus estudios en Buenos Aires, que y intercala con pequeños y múltiples trabajo de subsistencia. La primera etapa es muy dura, el cambio es muy grande, la gran ciudad se muestra poco acogedora en general, pero el tesón y las ansias de lograr el título de Médico son mucho más fuertes y es así como no solamente no obra en ansiado título, sino también el reconocimiento y la amistad de cuanto los conocen, quebrando la frialdad de la metrópoli a fuerza de humildad sacrificio y talento.
Ya avanzados sus estudios, y después de varios exámenes de oposición, gana el concurso para practicante mayor en los hospitales Durand, Álvarez y Rawson , también trabajó en la clínica Solé situada donde actualmente se encuentra en Banco la Provincia de Buenos Aires, en la Avenida Santa Fe y Riobamba, y en la prestigiosa clínica de los doctores Cirio Manson y Frers ubicada en Callao y Córdoba de la Capital Federal, ambos afamados sanatorios de la época. Es esta última Clínica donde en el año 1933 se internaba en la señora Zelmira Sanguinetti de Terrarossa, conociendo a su hija María Elena Terrarossa (Perla), con quien años más tarde contraería matrimonio. Previo a este suceso, y a pedido del profesor Ciro quien ve en el a un profesional de valía, ante urgente pedido de una comisión de vecinos, de la localidad de Toay , por aquel entonces Territorio Nacional de La Pampa, viaja a esa localidad, únicamente "a prueba por treinta días". El hecho es que nuestro homenajeado se quedó toda una vida, retornando a Buenos Aires brevemente para casarse el 27 de julio de 1940.

En abril de 1941, nace su primogénito Armando Juan. En septiembre de 1942: Carlos Alberto y en diciembre de 1947 Emiliano Marcelo. Pero no todo son rosas en esta historia, ya que como consecuencia un accidente automovilístico camino a Chile, el 25 de enero de 1950 fallece su esposa doña María Elena, quien contaba solamente 32 años de edad. Pese a semejante revés vuelve a sacar fuerzas de grandeza para sobreponerse a los embates de la vida dedicándose a la entera formación de sus pequeños hijos y al ejercicio de su noble profesión, haciéndolo siempre en Toay, ya sea como Médico Municipal, Médico de "Campaña", Jefe de Sala de Pediatría del Hospital de la Ciudad Santa Rosa, fundador del Sanatorio Santa Rosa, fundador del Colegio Médico La Pampa, estableciendo su consultorio en la calle Mitre 435, de la localidad de Toay , que puede decirse fue muchos años "su cuartel general".

Padre, médico y amigo inclaudicable , muy querido y respetado, vivió hasta los 93 años rodeado del cariño de sus hijos, nietos y de sus innumerables amigos y vecinos. Recordó permanentemente su Bolivia natal, donde tiene numerosos familiares. Tranquilo, con la seguridad y la paz del que siempre luchó por sobrellevar todos los obstáculos, pensando en hacer el bien a sus semejantes, es todo un ejemplo de vida y un orgullo para los bolivianos y un tesoro para los pampeanos.


"Nuestra Gente" Folleto de la Casa de Bolivia- 1991

| Portada | Petra Celia Martínez "Chelita" | Pocholo Guido | Patricio Fiorello | Familia Ferrari | F.R.Revizzo |


 

| Inicio | contacto |

Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de sus autores. © soydetoay 2000-2005 COPYRIGHT