Historias vivas de pueblo

Patricio Fiorello.

¡"CHAU CUÑAO!!!

Cuando me dijeron: "Murió Patricio"!, me dije: 'No. ..No puede ser!". La noticia no podía ser cierta, Era una mentira; una pésima broma del peor de los gustos....; una de esas versiones macabras sin fundamento. Nadie podía creerla.,. ¡Si eras eterno, "cuñao"!. Te imaginas; Toay sin Patricio. Algo así como una postal sin identificación. O una carta despachada sin la esquela, sin destinatario y sin estampilla. Un disparate. Inconcebible. Quién, pero ¡quién! podía solo imaginar que un día podías faltar...; que también, como cualquiera, en algún momento podías irte...! Nadie.. ¡Si eras inmortal!. ¡Si eras patrimonio inventariado del pueblo...!. ¡Si era el "cuñao" de todos...! Pero ¡si nos ibas a despedir a todos de este mundo, y te ibas a quedar -guardián imperturbable e inmutable de los tiempos-, atesorando y custodiando recuerdos y vivencias para los que nos tenían que suceder!. ¡Si eras el presente de décadas futuras y el tiempo detenido de un pasado que avanzaba quieto. ¡ Si eras el dueño y el heredero de los cuentos; las anécdotas; los personajes y los acontecimientos del pueblo!. ¡ Si los muchachos de la veterinaria te habían hecho un almanaque con tu foto!. ¡Si aunque hubiera cerrado "La Casa Nueva", todavía don Ignacio y don "Benaco" seguían esperando que llegaras con el nuevo pedido de agujeros de espumadera sueltos ¡Si tenias las llaves de todas las casas!. ¡Si las calles, veredas, jardines y patios eran tuyos!. ¡Si eras nuestro!!!. Cómo, entonces, concebir las noches sin tus gritos destemplados; sin tus vivas estentóreos; sin tus cortas carcajadas descolgadas. ..Como pensar un baile; un festival; un partido de fútbol; un bautismo, casamiento o cumpleaños sin que estuvieras presente.. Te olvidaste que en esas noches de luna llena, con tu sombra solitaria y seguidora por toda compañia, diez grados bajo cero, exhalando vapor por tu boca y tus narices, la Iglesia no iba a devolver mas el eco sordo de tus pasos apresurados, cuando ibas rumbo al descanso-, cruzando despreocupadamente la plaza?. La esquina de Zelarrayán, vacía. Quiroga, esperándote en vano para afeitarte y cortarte el pelo, allá por el barrio "del oeste". Tu saludo militar, en posición de firme; gorra encasquetada hasta las tupidas cejas, dando tu "presente" en los actos o testimoniando tu respeto y afecto a algún amigo.. Ya no se te vería mas pitando el infaltable "pucho' -del infaltable "pechazo"-, desparramando bocanadas de espeso humo, en pose de "bacán" omnipotente para lucirte como gran señor, como "dandy" grotesco y desarrapado, para cosechar aplausos ante el regocijo de los parroquianos.... Los mostradores de los boliches de todos los barrios, tenian un espacio mas, disponible. El que ocupabas, acodándote para gustar, hasta el último sorbo, el tinto de un convite..,. ¿Y el andén de la estación..?. ¿Y los muchachos del ferrocarril ....?. Y los guardas y maquinistas que venían y siempre te encontraban aguardando..?. ¿Aguardando qué, "cuñao"?. ¡Siempre esperando el tren! ¿Qué aguardabas...? Algo -¿tu gran secreto'?- quizás, que no llegaría nunca... .0 que tal vez llegó la última vez, y por eso te fuiste.. Porque ya no tenía sentido seguir esperando mas. Y, por que ya tenías tu tesoro y a nadie debías explicaciones, sin un aviso, subiste a tu propio tren con pasaje de ida solamente. Pero, debo decirte algo; si pensabas que te ibas para siempre , te equivocaste, "cuñao". Porque, por entre la bruma de las madrugadas; al contraluz del polvo suspendido de los atardeceres; en las siestas abrasadoras del estío, la resolana desdibujando tu silueta monocroma, acuosa y ondulante, o en las madrugadas gélidas de escarchas resbalosas, tu figura inconfundible y tierna; tu andar cimbreante y chaplinesco se recorta, día a día; noche a noche, como duende materializado, al ruido apagado de tus talones, forrados de alpargatas descoloridas y ensanchadas, bigotudas de uso, por donde asoman dedos burlones, espiando desde abajo escenas repetidas, de senderos conocidos, de un mundo limitado y estrecho al que estaban ceñidos por imperio de una realidad. Esos bigotes deshilachados, que escobillaban el liviano y polvoroso tierral, chamuscados por la brasa de algún fogón al que te hablas arrimado para calentarte o para "pegar un tajo al churrasco", y a donde habías "caldo" de casualidad... .oteando el cielo para establecer el lugar de origen del humo persiguiendo, como el mas experimentado de los sabuesos, el aroma del asado esparcido por el aire.... Te llamabas Antonio Fiorello. El pueblo te bautizó "Patricio". A todos llamabas: "Cuñao". A todas decías: "Querida". Todas eran tus novias. Pero.....casarte....te ibas a casar con una sola: "la Chuchi". Sin razón transitaste este valle de lágrimas. Solo Dios sabe porque no la trajiste.. Tal vez ella también vagaba sola, flotando etérea por el espacio sideral llamándote, agotada y gimiente. Tal vez la escuchaste, y también -harto de soledad-, volaste a aprehenderla para seguir viajando juntos en otra dimensión. O ella te encontró y te llevó para volar unidos, inseparables en ese espacio perdurable; invisible e indefinible donde el tiempo no existe.... Han pasado 25 años, Curiosamente, partiste un 22...Acaso....,tu última y mejor broma...; o una jugarreta del destino..., o simplemente, una misteriosa coincidencia. Pero no..., no te has ido. Y no te irás mientras haya un toayense que te recuerde y que escuche tu voz diciendo -como también te digo yo ahora "¡¡¡Chau , cuñao!!!!".-

| Portada | Petra Celia Martínez "Chelita" | Pocholo Guido | Dr Armando Muñoz | Familia Ferrari | F.R.Revizzo |


 

| Inicio | contacto |

Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de sus autores. © soydetoay 2000-2005 COPYRIGHT