Historias vivas de pueblo

CUANDO EL MAGISTERIO ES UN SACERDOCIO
Francisco H. Rodríguez Revizzo
<<< Atrás


Las mismas manos que deslizaban la pluma sobre el cuaderno o la tiza sobre el pizarrón; aquellas que guiaban las temblorosas de los niños sobre el papel, amasaron el barro para hacer ladrillos y la argamasa para levantar paredes en los terrenos que había logrado en donación. Y los padres de sus niños, y hasta los propios niños, acompañaron en el trabajo a Francisco hasta que la obra fue completada.

La Vista real y finalmente, fue Alegre. La Escuela dejó de ser un simple rancho. Los niños –depositarios primarios y últimos de la Educación-, fueron dignificados. Un Maestro que hizo del Magisterio un Sacerdocio logró el imposible. Contagió –con su fe y determinación-, a todo cuanto alcanzó su voz y su ejemplo.
Esa Escuela –entendida la Escuela como Templo del saber primario-, la N º 105 de Vista Alegre en la provincia de Neuquen, lleva su nombre. Imposición de nombre que provocó su ofuscación. Porque como todo hombre digno –como todo hombre bien nacido-, no gustaba de los homenajes. Además se oponía a que ciertos homenajes se tributaran en vida.
Pero sus alumnos y los hijos de sus alumnos, decidieron que su caso era la excepción. Y con la misma determinación que se enfrentó a todo, sus “discipulos” –y los hijos de éstos-, a él se “enfrentaron”. Rodeado de tanto afecto, admiración y profundo reconocimiento, se “rindió” –tal vez por primera vez-, ante el cariño de toda la comunidad, calificando de “travesura” el gesto de sus ex alumnos.
La lucha de Francisco Humberto Rodríguez Rebizzo no concluyó con sus 43 años, una semana y 2 días de ejercicio de la docencia. Ni tampoco tras su designación como Supervisor, ni a los que siguieron a su jubilación, dejó de preocuparse por mejorar y jerarquizar la función docente, y por el futuro de “su” Vista Alegre. Y a pesar de residir sus últimos años en la ciudad de Neuquén, siguió bregando por la autonomía municipal de esa población, sujeta administrativamente a la ciudad de Centenario. Respecto a ello –y en la entrevista periodística antes referida-, llegó a decir: “Creo que en su objetivo (la de la autonomía municipal), se encontrará con varios obstáculos, porque Centenario no actúa como el hermano mayor de esta localidad, sino como el padrastro que lo trata como hijo ajeno”.
Como todo luchador, su lid no se clausura al haberse apagado su vida. La llama seguramente seguirá encendida en cada maestro y también en cada habitante de Vista Alegre. Su nombre –inscripto en la Escuela- recordará a todos el sentido de esa lucha y todos sus esfuerzos consagrados por el bien de la educación, de educadores y educandos y el de la propia comunidad donde una Escuela está presente.
En la distancia y a través de los años supo sostener sus vínculos con Toay, al que periódicamente regresaba. Lazos familiares y aquellos que se cultivan en la mas tierna infancia y la primera “mocedad”, hacían que nunca olvidara a su pueblo natal. Al margen de muchos testimonios que muchos podrán dar, guardo una misiva –manuscrita-, que tuviera a bien remitirme en febrero de 2003. Públicamente juro que cumplí con la inquietud que en ella me formulara.
Todo ser viviente tiene una misión que cumplir en el mundo. Hay un ámbito que es propio a cada individuo, inmanejable e inexplicable. Es un sino inescrutable. Digo: Francisco muere el 15 de octubre de este año 2004. En la víspera del “Día de La Pampa”. Cada cual saque sus propias conclusiones. Yo –obviamente-, saco las mías.
Toayense; pampeano: si en algún momento pasas por Vista Alegre en la maravillosa provincia de Neuquen, detente siquiera un momento frente a la Escuela 105. Un pedazo nuestro –aroma de medanal y sabia de calden-, sella con Francisco la sacralidad de un ministerio al que hizo honor por vocación y convicción, haciendo realidad sus sueños y los sueños de centenares de niños, encauzándolos por el sendero del saber y de la rectitud. En definitiva: sobre todos los preceptos desde los cuales edificó su vida que aún hoy siguen vigentes, impartiendo una enseñanza que no tiene tiempo.-

Raúl E. García Córdoba "Buby" - febrero de 2005© soydetoay

| Portada | | Pocholo Guido | | Dr Armando Muñoz | | Patricio Fiorello | | Familia Ferrari |


 

| Inicio | contacto |
Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de sus autores. © soydetoay 2000-2005 COPYRIGHT