Un servicio de recortes periodísticos mensual
 


Junio 2007


Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero






2006
2005

2004
2003
2002

2001
LEUVUCO
Reciben el nuevo año ranquel en Leubucó

La rogativa indígena se celebraba anoche en Leubucó. Durante toda la noche se harán ruegos para pedir trabajo, y la valoración de sus derechos. Con la salida del sol, empezará el año nuevo.
Entre los últimos rayos de sol del día de ayer, las comunidades aborígenes pampeanas y de las vecinas localidades de San Luis y Mendoza se congregaron en Leubucó para festejar el año nuevo que comenzó el día 21 y culmina el 24.

 
La tierra de rastrilladas ranqueles donde descansan los restos del legendario cacique Mariano Rosas es el escenario elegido para festejar el nuevo año indígena. La rogativa dura toda la noche y se celebra la llegada del nuevo año con la salida del antú, sol, para los originarios de la tierra.
La bisnieta del platero Ramón Cabral, Nati Cabral, dice estar emocionada ante el encuentro más importante de los aborígenes. "Esta es nuestra fiesta, nuestra reunión con nosotros mismos, y hoy especialmente con distintas generaciones de jóvenes pampeanos y de otras provincias que se han acercado hasta aquí para acompañarnos", expresa.
"Necesitamos que nuestra cultura continúe, nuestra historia y nuestra lengua. Los aborígenes somos marginados en esta sociedad y creo que es tiempo de decir basta. En Santa Rosa estamos por conformar una Secretaría de Derechos Humanos del Aborigen, para que se respeten nuestros derechos. Sufrimos seguidillas de atropellos, y necesitamos respaldarnos y hacer valer nuestros derechos. También se suma la tarea educativa para conservar nuestra lengua, para que esto tan bello no muera", indica Cabral.
Ana María Domínguez Rosas es quien dirige la ceremonia ante el "rehué", un palo de caldén. Allí se pide por la salud, trabajo y buenas cosechas. "En esta oportunidad pedimos por trabajo de nuestros hijos, por el buen trato y por nuestros derechos, ya que sufrimos la quita de tierras. También hacemos una reunión únicamente con los lonkos de las comunidades. Ahí se vuelcan cada uno de los problemas que tiene para poder darle una solución", dice.
A las doce de la noche, al cierre de esta edición, se iba a encender el fuego sagrado. “Con el sonar del cultrún se bailará el choique purrún", dice Luis Dentoni, lonko de la comunidad Yancamil de Victorica.
Fuente: Diario "La Arena" Secc. "Interior" - 24 de junioo de 2007
arriba


 

NOTICIAS

HISTORIA DE PUEBLOS

Año nuevo Ranquel


DEPORTES