CUADROS DE UNA EXPOSICIÓN
Por: Rodrigo Fernández





La Cuna



Por arte de una de esas cabriolas del destino, en un punto de la pampa argentina un día se cruzaron los caminos de una criolla, un español y una francesa. El resultado del encuentro multinacional soy yo.

A falta de Internet, el suceso tuvo una vocera para nada virtual quien al término de su tarea, dejóun escueto meil en lo de la Sra. Rocha "En lo Manuel ha nacido un nono muy bonito". Bueno es aclarar que para Doña Eugenia Besoin, todos los bebés que su amor Made in France recibía en este mundo eran invariablemente nenas y nonos muy bonitos.
Gracias a esta feliz circunstancia, habemos unos cuantos nenas y nenos, no se si tan bonitos, conuna suerte de hermandad afectiva por ser un poco hijos de Doña Eugenia, desde el momento en que su invariable amor nos recibiera en este mundo.

Por aquellos años el pueblo era una especie de tarjeta postal de la quietud, una grafía naif de la existencia. Las calles gozaban de un abundante superávit de arena, fina y limpia, acarreada prolijamente por los vientos desde los cuatro puntos cardinales. En los canteros centrales de las avenidas se habían plantado eucaliptus que fueron creciendo al amparo del riego municipal y las defensas de alambrados perimetrales. Con el tiempo formaron cortinas verdes que serían la característica del poblado y el orgullo de los vecinos como una muestra del trabajo del hombre avanzando sobre el desierto pampa. Hasta el mismísimo gobernador del Territorio Nacional de La Pampa, algún domingo por la tarde se llegaba hasta Toay para ver las hileras de cuidados arboles. Años después, me hancontado, vino un intendente progresista, ecologista el hombre, hacha y motosierra en mano y........ siempre habrá alguna parte de la historia de la cual mejor hubiera sido no enterarse.
Por entonces TOAY era un ámbito ideal para ejercer la infancia. Un territorio sin límites de espacio, comida casera condimentada con mucho amor, leche pura, al pie de la vaca si era necesariapara la tos convulsa (?), abrigo para el frío y un sombrero de paño contra los soles impiadosos.
Lo cierto es que aquellos días, en las antípodas de Internet por cierto, semejan a la distancia uno de esos cuadros en los que una ronda de querubines rosados, gorditos y llenos de moños, bailan envueltos en una nube de inocencia insoportable.
Así transcurrieron los tiempos del crecimiento hasta que un día de marzo, sin pasar por el filtro de la salita verde, aún no inventada, llegamos a la inquietante y un tanto misteriosa escuela primaria.
 
| Prólogo | La Cuna | Escuela 5 | El Cine Español | El Darling | Collage |


| Inicio | Contacto |

Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2008 COPYRIGHT