<< Inicio


HISTORIAS DE JINETES




DON ROSARIO BALMACEDA: “EL POBRE VIEJO”
Autor: JUAN PABLO MORISOLI (
Topógrafo , Escritor y Viajero).


CONTANDO LA PLATITA

Me dice: “A los pocos días me fui a La Carlota a competir y saqué dos premios , en total gané 7.000 pesos , andaba como perro gordo -dice don Rosario-, a la noche volví a Santa Rosa y ya paré en el hotel París y en la pieza contaba contento la platita”.
“Luego de eso salí de gira por Bahía Blanca y más tarde al centro de “la provincia” de Buenos Aires , giras largas por fiestas hermosas y muy bien puestas donde seguí ganando, por suerte “.
“El Pobre Viejo” siempre gustó de la jineteada a campo , o sea desde que se larga el animal del palenque con su domador arriba , el animal tenía muchas posibilidades de corcovear y también así se podía lucir el jinete, y el espectáculo terminaba cuando el animal enfilaba para el corral donde estaba la caballada.
Ël me explica que de esa manera libre o abierta se veía un animal bravo y se podía apreciar jinetear y decidir claramente quien era buena monta o en su caso la mejor. Todo esto cambió cuando según Don Rosario , invitaron a los norteamericanos que trajeron su moda del timbre o la campana.
Digamos que de esta manera se acotó el tiempo al máximo y también las posibilidades de mostrar la jineteada , porque -como el dice-:”Si un caballo es lerdo para corcovear, da dos saltos y ya sonó el timbre , vienen los apadrinadores y lo bajan y el jinete no pudo mostrar nada y así gana otro”.
Desde el año 1962 más o menos se introdujo esta moda y se quedó para siempre transformando las domadas en un negocio rentable y con mucho de circo, de esa manera entraban por jornada cientos de montas , con el sistema que nuestro entrevistado no comparte en absoluto.

LA BANDA ORIENTAL

Su vida se desarrolló dentro de este oficio duro y riesgoso , una vez casado siguió recorriendo el país y también el Uruguay y allí vivió unos años en un pueblito fronterizo con Brasil.
Allí ocupaba una pieza en los fondos de una pensión , porque le molestaba la bulla y a la mañana temprano mateaba tranquilo en la galería a la sombra de una glicina.
Como había sido invitado le ofrecieron seguro y todas las atenciones necesarias, y fue tanta la mala suerte que montando un caballo este lo pateó entre ceja y ceja, mientras lo cinchaba. Me explica Don Rosario que estos animales tienen una media herradura y que justamente con esto le abrió la cara, pero como tenía seguro fue atendido de lo mejor hasta inclusive cuando le dieron el alta los médicos.
Ese paso por los hospitales uruguayos le hizo comparar la diferencia con el seguro argentino , y me dice al respecto:”El seguro argentino es solamente para cubrir la realización de la jineteada y que me perdonen los que las organizan pero es así”.
Me habla de otros accidentes y cuenta sus trece quebraduras, entre las mas bravas tiene un reemplazo de toda la rodilla izquierda por una de platino , injertada en los dos huesos de su pierna.

Diario "La Arena" - Sup "Caldenia" . 10 de agosto 2003 - Pag 10 y 11-
Autor: JUAN PABLO MORISOLI -
TOPOGRAFO , ESCRITOR Y VIAJERO. COLABORADOR DE CALDENIA


| Portada | El Encuentro - Los Comienzos | Montas Bravas - Tordillo Pampa | Historias de Jinetes |



| Inicio| Contacto |
Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2003 COPYRIGHT