GENERAL PICOO
« volver

EJE CENTRAL DE UNA RICA ZONA AGROPECUARIA

11 de Noviembre de 1905
El cruce de vías impulsó un gran desarrollo.
La ubicación tan favorabie en el trazado del ferrocarril fue motor fundamental del crecimiento inicial vertiginoso. General Pico se fundó el 11 de noviembre de 1905 y como lo dice una de los folletos explicativos de la ciudad, se erigió rápidamente en "eje de una amplia región agropecuaria", que en el censo de 1914 se mostró como la mayor población pampeana, que destacaba su gran actividad comercial.
Las tierras primero fueron de Camilo de Alvear. Se las adquirió Eduardo Castex, que hacia 1905 era el propietario. Allí, como a muchos lugares, llegó Eduardo de Chapeaurouge. Su propósito era fundar una ciudad y decidió la venta de chacras y solares a los primeros habitantes, previa mensura en que también participó el técnico Luis Aubín, venido de Intendente Alvear.
El fundador optó por el nombre de General Pico en memoria de un ex gobernador que había fallecido recientemente. Se trata de Eduardo Gustavo Pico (1838-1 904), que en su trayectoria intervino en muchas acciones militares y de 1891 a 1899 gobernó La Pampa desde su capital de entonces. (General Acha. Como secretario de su gobierno actuó Chaoeaurouge, que cuando iba a fundar Pico tenía como administrador a Luis Castellanos, quien también participó en las alternativas fundacionales. Como particularidad del momento, Castellanos era el dueño de un chalet de madera en la actual calle 19 (calle Chapeaurouge),
El nacimiento de esta ciudad acortó las distancias enormes de la incipiente comunidad pampeana, porque desde Parera y Alvear por el Norteo hasta la línea Catriló-Toay por el Sur, no había poblamiento urbano. En muy pocos años se agrearon las numerosas localidades de la zona.

Pobladores, oficios...
Con el trazado urbano, se agruparon numerosos pobladores. El mismo mes de la fundación se instaló una herrería de chapa, tal vez precursora de talleres y comercios futuros. La creó José Sampayo Valle, español, quien junto a familiares luego echó las bases de la actual Fábrica de Mangas "Comabella", la más antigua de la ciudad.
Como primera edificación considerada importante, se construyó el galpón «La Fundadora». También comenzaron a tener lugar en Pico los centros de tertulias, las salas cinematográficas o de cine-teatro.

Aguada de la liebre
Como lugar típico de los comienzos se puntualiza una pulpería denominada Las Liebres, de Santos Ayerra. Si bien estaba algo alejada, a 10 kilómetros de la planta urbana, se hizo popular para sus habitantes.
No se consigna si ese nombre, Las Liebres, tiene origen común con el departamento Maracó, donde está emplazada General Pico, que tanto Eliseo Tello como Enrique Stieben traducen como "aguada de la liebre", a su vez que Stieben explica el vocablo «mara» como «liebre patagónica", aparte de señalar que la ciudad se asentó en el linde con la estancia La Liebre. Como se observa, el saltarín mamífero apareció en diversas denominaciones.

Ganarle al medanal
La información proviene de fuentes diversas, incluso de la folletería ya mencionada y en gran medida del aporte de la Dirección Municipal de Cultura. Se coincide en valorar la ubicación de General Pico, considerada "nudo ferroviario" como móvil que apresuró el progreso. Los rieles de Este a Oeste pasaron también en 1905 y corren ligeramente hacia el Sur, en forma oblicua a los paralelos. Poco más tarde llegaron los de Sur a Norte. Como poblaciones próximas están Speluzzi al Norte, Dorila al Sur, Trebolares al Este y Metileo al Oeste. Las tres primeras pertenecen al departamento Maracó y Metileo al de Trenel. Junto a la vía, de Pico a Metileo va la ruta provincial Nº 102, que prosigue hacia Eduardo Castex y tiene asfalto hasta Luan Toro.
General Pico se edificó en una superficie plana y alta con relación al área circundante, lo que la pone a salvo del peligro de inundaciones. Sobre la ciudad se ha escrito de su "relieve plano y monótono, que no había estado cubierto por el monte". Su trazado se halla a 143 metros sobre el nivel del mar. Sus lluvias se estiman cercanas a los 700 mm anuales, mayoritariamente en el período de octubre a abril.
Por las características del suelo, en 1 905, eran muchos los que opinaban que pocas esperanzas había de que se pudiera progresar allí, en medio de un arenal. Sin embargo, el vaticinio pesimista fue superado por los hechos. Aunque los médanos parcialmente subsistieron unos 40 años, la acción del hombre modificó, desde el principio, ese paisaje. En ese cambio, se considera esencial el aporte del agrónomo Jorge Andrés Pico en la fijación de los médanos.

Municipio y área comunal
Puesta en marcha la ciudad, surgieron las instituciones necesarias. La lista de intendentes municipales la inició Pedro Alfredo Bó.También en los primeros tiempos se formaron el registro civil y el juzgado de paz, cuya tituandad inicial estuvo en manos de Angel Bo.
El ejido de la comuna, hacia el Este comprende Trebolares, localidad próxima al meridiano y. El contacto estrecho con poblaciones del Oeste de Buenos Aires hace que la línea limítrofe sea un asiduo punto de referencia. Cabe apuntar, empero, que el nombre de meridiano V proviene de la medición efectuada desde la Capital Federal, en tanto que de acuerdo al sistema mundial la demarcatoria pampeano-bonaerense se ubica entre los meridianos 63 y 64, así como el límite occidental pampeano, que separa de Mendoza, se sitúa algo más al Oeste del meridiano 68.

Escuela, hospital
La trayectoria educativa dio comienzo en 1907, con la "Escuela de Niñas Nº 26". La secundaria más antigua es la de Artes y Oficios, creada en 1937. En la actualidad pueden enumerarse las escuelas primarias N0 12, N0 26, N0 57, N0 64, N0 66. Nº 84, Nº 111, Nº 216, Nº 233, Nº 237 y Nº241, además de la Especial Nº 1, Centro de Apoyo Escolar (CAE), y las escuelas Nº 2 de Irregulares Motores; de Ciegos y Dismínuidos Visuales, y de Sordos e Hipoacúsicos. En la zona se suman la Escuela Nº 85 de Colonia Belvedere, la Nº 122 de Trebolares y la Nº 72 de Santa Aurelia, próxima a Trebolares.
De la Universidad Nacional de La Pampa, tienen sede en General Pico las facultades de Ingeniería y de Ciencias Veterinarias, además de funcionar allí parte de Ciencias Humanas. Asimismo, la ciudad cuenta con institutos de Profesorado de Educación Física y de Bellas Artes y con el Provincial de Adultos.
Entre los primeros maestros que tuvo Pico, pueden nombrarse a Carmen Jofre de Quiroga, Modesta García Aguiar, Isabel y Juan Garro, Alejandro Itria y Mariano Arancibia.
Relacionado con el tema, por inquietud de docentes de la zona se erigió en Pico un monumento a Raúl B. Díaz, el gran precursor de la educación en los ex territorios.
También muchas bibliotecas se crearon en distintas épocas, como Almafuerte, Joaquín, V. González, José Manuel Estrada, Juan B. Justo y Sarmiento.
Entre los médicos antiguos, son muy recordados Félix Maggiorotti, instalado en 1912, y Anselmo J. Palau, en 1920, quien también fue comisionado municipal.
La salud pública ofrece ahora el Establecimiento Asistencial "Gobernador Centeno".

Otros organismos, servicios
A poco de conformarse, General Pico tuvo oficina de correo, comisaría e inspectoría de policía. La actividad bancaria se inició, como en otros puntos, en 1909 con el Banco de la Nación Argentina.
El desarrollo empresarial deterrninó la instalación de numerosas instituciones bancarias, entre ellas, pasó a cumplir un rol especialmente preponderante el Banco de La Pampa.
Entre las instituciones, en 1915 se fundó la Asociación Italiana, actualmente propietaria de dos salas de cine-teatro. Luego se creó la Asociación Española.
La ciudad cuenta con todos los servicios esenciales. El de energía eléctrica es cumplido a través de la Cooperativa CORPICO. El cooperativismo presenta también, entre otras experiencias, la Cooperativa Agropecuaria y en materia de mutualismo, cabe consignar a la Mutual Tierra Nueva.
El radio céntrico de General Pico presenta las calles oblicuas respecto de los paralelos y los meridianos, con la avenida San Martín al centro, espacios verdes numerosos y últimamente, el sistema de calles peatonales. Las anchas arterias tienen nombres de próceres u otros, pero son conocidas por números.

El campo, la industria
Como en la mayoría de las comunidades mayores de La Pampa, en Pico se realiza la exposición agropecuaria anual, extendida al quehacer comercial y al industrial. Su organización corresponde a la Sociedad Rural.
La actividad del campo es fuente fundamental de riqueza en toda la zona y junto a otras realizaciones empresariales mostró su pujanza. Incluso surgieron las instituciones representativas, con un lugar importante dentro del empresariado pampeano, alcanzado por la Corporación Industrial, Comercial, Agropecuaria, Regional (C.l.C.A.R.).
General Pico logró predicamento de avanzada en La Pampa y la región, en la primera época estimulado especialmente por las ventajas del transporte ferroviario. Más tarde se agregó el desarrollo de la industria, que cuenta con el Parque Industrial Nacional, creado en 1978, el que se proyectó como polo de desarrollo regional, para otorgarle a las empresas una infraestructura básica y un lugar conveniente para su funcionamiento. El parque industrial se ubica al Sureste del centro urbano y en él se sucedió la instalación de numerosos emprendimientos.
Fábricas de tornillos. de caramelos, de metalúrgica liviana. frigorífico y otros centros industriales, le dieron a General Pico un pérfil en ese sentido.

El deporte, el arte...
Corno clubes social-deportivos, son tradicionales cinco instituciones, todas ellas grandes dentro de La Pampa, con sedes sociales nutridas de instalaciones para las distintas manifestaciones, además de campos de deportes.
En Pico tienen lugar las más variadas disciplinas deportivas. En su historial se recuerdan destacados futbolistas, basquetbolistas. En ciclismo hubo un campeón provincial como José Manuel Prieto y en automovilismo ruteno, la presencia de Juan Marchini o de Cesáreo Castaño. Las vueltas de La Pampa de turismo de carretera, de Pico Foot Bali Club, a partir de 1949 trazaron una época en cuanto a atracción de multitudes.
Otra manifestación, el ajedrez, ofreció mucho tiempo una nota curiosa, cuando surgió como principal centro ajedrecístico de la ciudad un lugar que no fue un club ni una confitería, sino una tintorería. Desde entonces, todo entusiasta del juego-ciencia se sintió convocado allí, donde Rubén Ruiz y toda su familia se constituyeron en firmes difusores.
También alcanzó buen desarrollo la labor cultural artística, que ahora presenta el Centro Cultural Maracó.
El arte trajo figuras en música, teatro, literatura. Una de las primeras expresiones fue una banda de música en 1913, dirigida por Nicolás Bausa y Serafín Pellizani.
Entre diversos antecedentes que podrían apuntarse, con el tiempo adquirió prestigio la Peña «El Alero", distinguida en la provincia dentro del arte nativo. De esa casa se recuerda el paso de Juana Daunes de Alvarez, investigadora del pasado pampeano, particularmente de esa zona.
En General Pico se sucedieron y se suceden muchos escritores, entre otros Rosa Blanca Gigena de Morán y José Prado. De allí surgió Walter Cazenave y allí continúa su vida poética Raimon Claveríe. También en esa ciudad vivió el periodista y escritor José Luis Macaggi.
El teatro se conoció ya en 1910, con manifestaciones de adhesión al centenario de la Revolución de Mayo. Posteriormente hubo actividad teatral en diversas épocas, como la que encarnó Mariano Macipe Celman.
El periodismo aportó diarios y periódicos. Entre los primeros esta el diario "La Reforma" y décadas atrás tuvo asimismo aparición diaria "Zona Norte", ambos con notoriedad, aunque el último de ellos cesó alrededor de 1970, para ser sucedido por "Primera Hora", de poca duración.
Pero la primera expresión había sido el semanario "Sarmiento", que en 1908 fundó Aníbal Cambas. En ese entonces era el único en una amplia franja que por el Sur limitaba con Santa Rosa, por el Oeste con la ciudad de Mendoza y por el Norte con la ciudad de Córdoba.
También cabe subrayar el papel de las propaladoras, que poblaron el centro de la ciudad y de distintos barrios, hasta el origen de LU 37 Radio General Pico, que comparte el mundo radiofónico con emisoras de frecuencia modulada.
Asimismo hay dos canales televisivos.

Hechos y personajes
Como en todas partes, en la memoria colectiva flotan anécdotas de viejos tiempos, como asimismo el paso de personajes llamativos.
Gran respeto despierta la evocación de Juan Williamson, británico, apodado el «mago de las plantas», que en 1919 creó el llamado "Vivero Pampeano".
La mirada al ayer permite captar la presencia del pianista Gregorio Vicario, que brindaba su arte musical en los bares de los primeros años, o el atuendo pintoresco del oriental "Taquito", que usaba facón, poncho y rebenque y lograba así plena identificación.
Los bailes de General Pico atraían a pobladores de un amplio sector rural.
Otra presencia recordada fue la del primer poblador de casa de alto que tuvo la ciudad, un vasco-español cuyo apellido era difícil de pronunciar, por la cantidad de letras. Se llamaba Pedro Sabalaindicoechea.
Finalmente, un recuerdo vivo en antiguos pobladores. Fue un episodio que ocurrió en 1932, sufrido por gran parte de la comunidad pampeana, pero en particular por General Pico. Se trata de la ceniza del 11 de abril. En la jornada anterior ex-plató el volcán El Descabezado, y desde el Oeste argentino llegó la repercusión, que tiñó de oscuridad los aires y carninas pampeanos. En General Pico, momentáneamente adquirió ribetes de catástrofe y motivó acciones solidarias de los vecinos menos afectados.

Número de habitantes
General Pico ocupa el segundo lugar de La Pampa en número de habitantes y hasta 1920 se ubicaba en el primero. El detalle de pobladores urbanos es:
1914 6.404 habitantes.
1920 6.449 habitantes.
1935 9.797 habitantes.
1942 10.846 habitantes.
1947 11.121 habitantes.
1960 17.339 habitantes.
1965 20.433 habitantes.
1970 21.897 habitantes.
1980 30.221 habitantes.
1991 41.921 habitantes.
En el último censo nacional hubo también 985 habitantes en el área rural y 49 en el pueblo de Trebolares, que junto a los 41.921 de la planta urbana de General Pico, totalizan 42.955.


Fuente: "Los Pueblos de La Pampa", (Apuntes sobre su nacimiento, su historia) - 2da Edición Año: 1999 - Autor: José H. Alvarez


« volver