INTENDENTE ALVEAR
« volver

PLENITUD DE VEGETACIÓN,
PARQUES Y RICOS CAMPOS

26 de Noviembre de 1896
Una de las grandes localidades pampeanas.
Una gran arboleda urbana y ricos establecimientos agropecuarios identifican a una comunidad anterior a nuestro siglo. Intendente Alvear se fundó el 26 de noviembre de 1896 y luego fue cabecera del departamento Chapaleufú.
La comunidad se asienta en plena llanura pampeana, como parte de un área que junta a todas las grandes provincias trigueras del país. En la época de su fundación fue también parte de las 100.000 hectáreas que tuvo Carlos Torcuato de Alvear, hijo de Torcuato de Alvear, primer intendente de Buenos Aires, en cuyo recuerdo estableció la denominación para el pueblo. Carlos fue también jefe comunal porteño, en 1907, y su hermano Marcelo fue más tarde presidente de la Nación.
Hasta después de 1900, casi todo Chapaleufú fue de los Alvear y los Santamarina. Los Alvear tuvieron su estancia central sobre la actual ruta Nº 188, cerca de Larroudé pero en la provincia de Buenos Aires. En sus tierras se edificaron Alvear y Larroudé. Los Santamarina fueron propietarios más al Oeste, donde se formaron Sarah y Mariano Miró.
Previo a la fundación de Intendente Alvear existió allí el Fuerte Alsina, luego Estancia Alsina. En memorias de Investigaciones Culturales de la Provincia se lee que el fuerte fue demarcado el 9 de mayo de 1876 por Francisco Host y que el 5 de noviembre de 1878 el lugar fue ocupado por indios que se trasladaban con un arreo. Como administrador de los campos se menciona a Fausto Falomir, que al tundarse la localidad dejó esa función y se radicó en el pueblo.
La revista de los 75 años de la localidad, facilitada por el municipio, también se refiere al administrador de los Alvear y dice que Falomir fue además comisario, con despacho en la misma estancia.
Otras recopilaciones consignan como administrador a Alfredo Bonino, a quien Alvear transfirió tierras. A Bonino suele considerárselo como do-nante del terreno para edificios públicos y hasta como fundador de la localidad.
En el trazado urbano aparece Luis A. Aubín, cuyo trabajo de agrimensura fue aprobado en 1903. Un par de años después participó asimismo en la demarcación de General Pico, donde secundó a Eduardo de Chapeaurouge.

Postas, pobladores...
La publicación alvearense, a la vez suplemento del diario «Primera Hora», de General Pico, a través del escritor Juan Ricardo Nervi narra sobre la etapa fundacional y de poblamiento a partir de las postas instaladas antes que el pueblo, que eran "...remanso para el viajero, sed calmada para los sufridos caballos, descanso en su traquetear para las diligencias".
Como en todas las localidades, su nacimiento estuvo acompañado por los clásicos almacenes de ramos generales, en que la incipiente población se nutría de alimentos e indumentaria. Formaron el pueblo familias que se proyectan en toda la historia de Alvear y se puede enumerar, por ejemplo, el apellido Llanos, que con la presencia de doña Nicanora se asocia al recuerdo.
Otro suplemento, aparecido también con los 75 años de Alvear, en este caso del diario "La Arena", consigna que un incendio de 1925 destruyó documentación de la historia del pueblo, lo que obligó a apelar a la transmisión oral. Dice que en la fecha de fundación no hubo ningún acto ni ceremonia y que la estancia de los Alvear se llamó ltuzaingó, por la célebre batalla que el abuelo de Carlos T. de Alvear ganó en 1827.
Añade referencias a las primeras familias allí afincadas y que «desde 1896 y por casi una década, Intendente Alvear fue el único pueblo de La Pampa Central en una extensión de un millón de hectáreas que formaban El "Primer Departamento de La Pampa Central", hoy departamentos Realicó, Chapaleufú, Trenel y Maracó".

Municipio, imprenta, periodismo.
En 1907 asumió el primer intendente, Robustiano Rodríguez, cuya casa particular, construida en 1905, es ahora lugar histórico, desde 1992, Casa de la Cultura.
Imprenta y periodismo ocupan un lugar importante en la vida de los pueblos. En Alvear hubo numerosos periódicos. Sin embargo, tras recordar Nervi que en el "año del Centenario de Mayo, se instalaba en esa localidad, la primera irnpren-
ta", señala que las informaciones "del pueblo y su colonia, son recogidas por la prensa piquense o santerroseña. Cuesta creer que, existiendo imprenta no se editase periódico alguno hasta 1917, en que aparecen "El Imparcial" y "El Tribuno".
Como vehículos de difusión, años después comenzaron a cumplir su rol las propaladoras y existieron dos o más en forma simultánea. Flotan en la memoria sus transmisiones de las competencias de automovilismo rutero y el anuncio para la multitud, que los coches cruzaban la vía del ferrocarril.

El tren
Para la estación de trenes estaba previsto el nombre de Ojeda, pero al asignárseio a la población ahora llamada de ese modo, para aquella quedó Intendente Alvear. Su estación fue inagurada en 1910, aunque el convoy ya corría anteriormente.

Escuela, instituciones
En 1899 se fundó la Escuela Nº 17, en 1900 inició sus clases y en 1906 tuvo su casa propia.
En 1925 abrió sus puertas la Escuela Nº 196, que junto a la anterior, a la Nº 236, a la Especial Nº 12 y al Centro de Apoyo Escolar constituyen el servicio educativo primario actual. En la zona están las escuelas Nº 93 de Colonia Trequén y Nº 198 de El Destino y en el nivel secundarío, Alvear tiene la Escuela Provincial de Educación Técnica, el Comercial "Nuestra Señora de Luján" y el Colegio "Heguy-La Sagrada Familia".
En 1942 se creó la actual biblioteca "Renovación" y asimismo tuvo actividad la biblioteca "Sarmiento".
El mismo año que el pueblo, se creó el organismo policial. En 1897, la estafeta de correo, elevada al carácter de oficina en 1906. En 1898 se inauguró el juzgado de paz, También llegó la institución bancaria, pnrnero con el Banco de la Nación y desde 1967 con la habilitación del Banco de la Pampa.

Los azules y los verdes
Entre las asociaciones civiles, lograron profunda inserción Alveav Foot Ball Club y Ferro Carril Oeste, clubes fundados en 1920 con diferencia de pocas semanas entre sí. La rivalidad entre azules y verdes es condimento infaltable en los
entretelones deportivos, especialmente futbolísticos, en Alvear y en todo el Norte de La Pampa.

Otras entidades
En la misma época se fundó el Centro Recreativo Alvearense, que atendería necesidades de la vida social.
Como en toda localidad, desde los años iniciales se gestaron acciones a partir de las colectividades.
En 1906 se constituyó la Asociación Española y en 1911, la Italiana. La primera cuenta con una sala con el nombre de un recordado músico, Pedro Dantiri. Su espacio se destinaría mucho después a la actual Banda Municipal, dirigida por Ricardo Vidale.
En 1928 se formó la Asociación de Beneficencia Sirio-Libanesa, que ha cesado en su actividad.
Intendente Alvear logró proyección mundial a través del polo, mediante Chapaleulú Polo Club. La institución se formó en 1932 y en ella. la famila Heguy y otras lograron esa enorme notoriedad deportiva.
Mucho después se organizaron el Aero Club y el Club de Caza y Pesca.

De plazas y avenidas
En el orden edilicio, la plaza principal se llama San Lorenzo y también se construyó la plazoleta de la Madre con el monumento respectivo, inagurado precisamente un "Día de la Madre", el 15 de octubre de 1967.
Existen monumentos a San Martín ya Torcuato de Alvear y un monolito a España como además, se instaló el Parque Infantil "Constancio C. Vigil", inagurado en el sesquicentenario de la Revolución de Mayo.
Como avenidas más importantes están la San Martín, la arteria de los pinos históricos que constituye el acceso, y la calle central, avenida Sarmiento, dotada de llamativa parquización.


Festival de Doma y Folklore
El área rural tiene presencia saliente con el potencial ganadero, especialmente vacuno.
Campos y tradiciones motivan una de las grandes celebraciones de La Pampa. El Festival Nacional de Doma y Folklore, de Ferro Carril Oeste, desde hace algunas décadas pasó a vestir de fiesta, a mediados del verano, el Parque Nacional de la Tradición.

El hospital público
Como sentidas semblanzas de los distintos tiempos, están también las que rodean la vida religiosa, que se inició hace un siglo con el arribo de misioneros.
También cabe valorar los desvelos volcados por médicos y enfermeros, el aporte humanitario del matrimonio de Constancia Reumann y Augusto Enz, que se inrnortaliza a través del nombre de Reumann-Enz al establecimiento asistencial.

De artes y fiestas
Tiene asimismo Alvear su pasado artístico, viejas orquestas típicas, conjuntos musicales, funciones antiguas de cine y teatro, como otra banda de música que dirigia Teodoro Ruiz y que la letra periodística registra de hace unos setenta años.
Entre los escritores y poetas, se destaca Miguel Iribarne.
En cuanto a celebraciones de resonancia pueblerina, pueden contarse los carnavales de antes y as romerras que solían durar hasta dos o tres jornadas.

Más instituciones
En 1 939 nació la Asociación de Fomento Rural. En 1947, la Cooperativa de Tamberos que se prolonga hasta ahora. También en 1947 se ncor-perú la Cooperativa de Electricidad, de gran trayectoria entre sus similares de pueblos pampea- nos.

Números de pobladores
En el Censo Nacional de 1914, incluida la zona rural, Alvear contó con más de 6.000 pobladores. Datos de la época arrojaron para el pueblo unos 1.000. En los relevamientos territoriales, los registros para la localidad dieron:
1920 2.739 habitantes
1935 3.708 habitantes
1942 3.837 habitantes
Tomando la era provincial, la cantidad urbana descendió al principio, pero ascendió después:
1970 2.534 habitantes
1980 3.640 habitantes
1991 5.688 habitantes.
En población urbana, en el censo de 1980 In-tendente Alvear ocupaba el octavo lugar en La Pampa y en 1991 estuvo en el quinto, si bien son bastante parejas las cantidades respecto de otras pueblos. Al registro urbano de 1991, deben sumársele los 615 rurales, que conducen a un to-tal de 6.303.
Con el tiempo se incrementó el índice de la localidad, pero disminuyó el del campo. Por tomar un ejemplo, en 1970 la suma rural fue de 1.136 y 21 años después descendió a los 615 ya señalados.


Fuente: "Los Pueblos de La Pampa", (Apuntes sobre su nacimiento, su historia) - 2da Edición Año: 1999 - Autor: José H. Alvarez

« volver