Toponimia
de pueblos



Lihué Calel: de lliwan: sospechar los caballos algo, advertir, notar algo, descubrir; y calel: sierra, cuesta. Stieben entiende que hace referencia a que es una sierra para avizorar. Vúletin entiende que lihuel deriva, como evolución, de lighgen: claridad, resplandor, luz de reverbero. Perón, por su parte habla de lighen: plata y lihue: vida, aliento, calor. Calel quiere decir cuerpo, como señala Estanislao Zeballos, pero con la acepción de montón, bulto, cosa informe, por lo que traduce Lihuelcalel como montón o bulto reverberante. Zeballos habla también de la sierra de la vida. Tello también lo entiende de esta manera, porque señala que dentro de la comarca desértica, que el indígena denominaba Huecuvú Mapú (país del diablo) en esa sierra había 'abundante agua, pastos, animales silvestres que satisfacían sus necesidades más apremiantes, después de largos y penosos viajes".

Limay Mahuida: De acuerdo a Stieben, cerro de laja proviene de lime y limen: piedra de amolar o de afilar y mahuida: sierra. También de liv: blanco. Sierra de la plata, traduce Tello, mientras que Vúletin y Perón coinciden en traducir Sierra de Limay.

Loventué: de Loventuel y Leventué. Como en el caso de Atreucó y Atraucó, por no saberse cuál de los dos era el que correspondía, se prefirió conservar ambas voces. De lovn: arruinarse, haber estrago; lofn: caerse, zafar, arrancar, desplomarse casas y cerros. Y de Tuel, proveniente de la partícula tun, terminación participal y verbal. Vúletin señala en su obra que tuel proviene o deriva de tue: tierra con el concepto de suelo. Lev: correr. Stieben entiende que su significado etimológico es: las ruinas, mientras que Tello señala: suelo que erosiona o tierra que vuela.

Maracó: de mará: liebre patagónica y có: agua, aguada de la liebre. Stieben indica que General Pico, la segunda ciudad en importancia de La Pampa, fue fundada en el linde del paraje que todavía en la actualidad se conoce como La Liebre.

Puelén: de Puel: belicoso, enfadoso y grande, por lo que puede significar estar enfadado. Stieben explica que este nombre puede deberse al ruido semejante a un trueno lejano que produce el agua al chocar con el techo al brotar. En Puelén hay una caudalosa vertiente que surge de la roca basáltica en el sudoeste de La Pampa y que forma un arroyuelo de cinco kilómetros de largo que desemboca en el salitral "La Perra". Así, este autor entiende que Puelén refiere a boca enfadada. Tello dice que puel es Este (el punto cardinal) y len, de lellvun, llanura, por lo que traduce: llanura del este.

Quemú Quemú: Stieben lo refiere a Kemu Kemu: rehue o palo de las ceremonias religiosas. También habla de Komun Kómun: ruido ensordecedor que hace el gentío gritando, los tambores, las flautas y cornetas, por lo que asegura que podría traducirse como lugar de festividades. Vúletin dice que el vocablo debe escribirse QuemuQuemú.

Rancul: de rangknl: maicillo, carrizo, tubito, por lo que Stieben lo traduce como el carrizo; en lo que coinciden Vúletin y Perón. Tello lo entiende de la misma manera pero lo explica como cañaveral. Se lo conoce también con el nombre de penacho, paja brava y los aborígenes le llamaban sanquil y chepica. Eran unas gramíneas con las que techaban sus viviendas.

Realicó: de ralí: plato de palo con dos agarraderas en que toman la comida. Plato hondo de palo que hacen los indígenas, y có: agua. De modo que significa aguada en forma de plato. Vúletin lo traduce como laguna como plato y Tello laguna en forma de plato.

Toay: de tuay, tuai, raíz del verbo tuain: girar el caballo en el deseo de seguir adelante. Stieben asegura que tuay significa rodear y tiene que ver con una fuente o manantial, seco en la actualidad, que existía rodeada de caldenes. Para Tello, dar vuelta, alrededor o en contorno.

Trenel: corresponde a una mala grafía de Trunül: espeluznante. Trunül kelen: ponerse los pelos de punta, erizársele el cabello. Zeballos habla de este monte terrorífico en la zona ranquelina. Su acepción, según Stieben, corresponde a 'donde asustan'. Vúletin habla de espantajo y Tello como laguna que se encuentra oportunamente.

Utracán: según Stieben proviene de uthan: pararse, ponerse de pie, enderezarse repetidas veces, como un caballo que se para sobre las patas traseras y se refiere a las barrancas del valle homónimo, quizás las más escarpadas de toda la provincia, sin saber a ciencia cierta qué significa. Su traducción es 'el parado' 'el empinado'. Vúletin, por su parte, dice que es el topónimo que "peores traducciones ha tenido". Según entiende, deriva de utäln: apacentar y cam, una muletilla que tiene el valor semántico del vocablo español: pues, así es. De esta manera, su traducción es pasteadero, debido a que desde antiguo el valle de Utracán tuvo las mejores praderas de La Pampa, lo que era aprovechado por los aborígenes para dar sustento a sus animales. En ese sentido, Tello traduce como invernada o invernadero, porque el paraje era el preferido por los aborígenes asentados en Salinas Grandes para invernar sus caballos de guerra.


REFERENCIAS

Fuentes: publicación sobre la Bandera de La Pampa que realizó la Dirección de Prensa y Relaciones Públicas de la Cámara de Diputados de la provincia en 1.996.
Enrique Stieben: "Toponimia araucana", Santa Rosa, La Pampa, 1.996.
Alberto Vúletin:
"La Pampa. Grafías y etimologías toponímicas aborígenes". Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1.972.
Eliseo Tello:
"Toponimia araucana-pampa". Edición de la Dirección de Cultura de la provincia de La Pampa. Santa Rosa, 1.958.
Juan Domingo Perón:
"Toponimia patagónica de etimología araucana". Obras completas, Tomo 5. Editorial Docencia. Buenos Aires, 1.985.

volver >>> | Toponímicos |


| Inicio | contacto |


Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2009 COPYRIGHT