Tomás Domínguez


Chaya en bolsa
(comida)



La parte Oeste y Norte de La Pampa en a zona que llaman la Barda es una planicie que viene desde la Provincia de Mendoza, hacia el Sur y termina al llegar a la zona de cerros como el Centinela, cerros Colorados, Mayo Quingán donde empieza ya la zona de serranías y piedras volcánicas; esta planicie tiene algunas alturas como Cerros Morados, al Norte, luego el Porvenir, La Leona, Cerro de la Cortadera, Lomas Amarillas. Ahí en esa gran extensión de planicie se efectuaban las famosas boleadas de avestruces que reunían a 30, a veces creo que hasta 50 personas, cada una de ellas con por lo menos dos, cuatro y hasta seis perros galgos y dos o tres caballos.
Por las noches se hacían varios fogones y cada uno ponía una parte de su cacería, otros cocinaban, otros arreglaban sogas o boleadoras, mientras se mateaba y se hacían los comentarios que venían al caso.
Cuando un avestruz reunía las condiciones requeridas, por ejemplo gordura, tamaño, cazada a boleadoras; luego de bien peladitas le sacaban el cuero hecho bolsa desde los alones hasta la cabeza, la carne la cortaban en pequeños bifes y condimentaban con sal, ajo y pimienta. Mientras tanto se calentaban en el fuego unas diez a quince pequeñas piedras; cuando todo estaba listo, es decir preparado, empezaba a echar en la bolsa de cuero la carne y piedras de modo que todo quedara bien distribuido, es decir cierta cantidad de bifes, una piedra, luego se colocaba al calor del fuego tirándole ceniza caliente. Se come frío.


Cuando La Pampa era Pampa
y el criollo hollaba a su modo
no es reproche ni lamento
es pa' que recuerden todos.

Al ver alzarse un humito
venían como en bandada
era señal de boleada
y cuando el cerco se cerraba
ningún bichito escapaba
de los galgos y de los gritos.

Los comentarios se hacían
a la luz de los fogones
mientras cocían girones
y comentaban rodadas
alegre la paisanada
sostenía sus razones.

También se tallaba al monte
y se tiraba la taba
siempre alguno ganaba
seguro estaba de olada (1)
a su suerte la ayudaba
con una taba cargada.
(1) Seguro estaba de olada: momento de buena suerte

| Portada | Prólogo | Tortuga asada | Cola de Lagarto | Chaya en bolsa | Te pampa | | El chileno Mulena |
|
El chileno Martínez | Oeste pampeano | Rastrear | Rastros de animales | Yarará | Gato Montés |
|
Gato Bayo |
Bamdurria | Lechuzón | Pelea de Gatos | El zorro y el gato | Hormigas |


| Inicio | contacto |


Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2002 COPYRIGHT