<< Inicio

NAICÓ


Familia Fiorucci



>> | Historia |El pueblo | Fundación | La leña de caldén | Lindor | Zulema |
>> |
La Pensadera | Diario "Página12" | Fotos | 2007 | Rutas de acceso | | Muestra 100 años |


 
Escudo familiar

Frondoso el árbol familiar,
resguarda sueños y atesora lagrimas una memoria familiar y antigua,
nos habla del coraje primigenio,
del afecto fraterno,
de sólidas raíces
repotencia los vínculos
y rescata de aquellos, los primeros,
los simples, buenos actos cotidianos.

La urdimbre del tejido fundacional da cuenta
del fuerte tronco y abundantes ramas,
las saludables hojas,
cobijo para aves que
guardan en sus alas la ternura
y son espacio para la esperanza. reconstruyen la historia de

¡ La epopeya Familiar !

el punto de partida
viene desde muy lejos,
desde la bella Italia,
de una región hermosa,
casi mítica,
al centro del país,
mediterránea
de nombre musical y rumoroso
la Umbria...
montañosa y cálida...

Si, dejaron atrás la tierra madre
y en barcos hamacados por el mar proceloso acuñaron los sueños y moldearon la audacia.
atrás quedó la historia
en el Atlántico, refundaron la raza.
miran hacia adelante
los espera. . . . . .

¡La Pampa!

Espacio vincular,
cuna de hazañas,
de dura y simple vida cotidiana.
inserta historias de valientes almas,
de pioneros, poetas, visionarios,
simples personas que aman y trabajan...
sede troncal

¡Simiente de Patriarcas!...

Y se hace surco
y árbol
y sembrado
y generosa mesa compartida
también escuela
y fraternales lazos que se estrechan

Surgen palabras nuevas
en gargantas itálicas...
se vuelven cotidianas las voces
de habla hispana.


Naicó, Quehué, La Gloria y Lonquimay
del mismo árbol las distintas ramas
van poblando la pampa,
Domingo, Antonio, Juan y Luis
y Nazareno y Pedro y Angel
y la dulce María . . . .y Pietro también.
Y Teresa, resucitada desde las palabras....
sueños de libertad, de paz, de pan
de nueva, santa y bienamada patria.

Y floreció la vida
fue el amor y los hijos
los ojos que comparten el paisaje
y la tierra adorada
y el trabajo y la lucha,
tenaz y continuada...
y fue la pampa, a veces, generosa,
en entrega total y enamorada...
y otras dura y arisca
hostil y demorada...
y fue eterno descanso para faena ardua...

Hoy desde la foto familiar
donde nos miran
Francesco y Matilde,
la pareja fundante,
donde reconocemos una estirpe.

Algo que es mucho más que una mirada
algún perfil común,
un gesto, una sonrisa idéntica
en muchas, muchas, bocas dibujada
hagamos fuerte el compromiso
de ser dignos de aquellos
y de aquellas que hicieron la familia
amaron, trabajaron y vivieron sus vidas
con noble dignidad, con esperanzas,
con fuerza, honestidad, valor, coraje
que vivieron su vida ¡hasta la muerte!
en la pampa que ellos mismos poblaran
del verde árbol, de la espiga mágica
y de personas que los perpetuaran...

Desde la actualidad, desde el orgullo,
desde la identidad que nos hermana
revivamos la historia familiar
en el presente, que no es prodigo,
ni da mucho lugar a la esperanza.
pensemos y actuemos como ellos

¡Merezcan estos hijos tales padres!

Pedro:
el hermano menor
de aquellos ocho
que algún día partieran
de la lejana Italia
la sepia del retrato nos lo muestra
severo y elegante
quienes lo conocieron dicen que fue
trabajador y honesto.
buen esposo y buen padre.
generoso, luchador sin descanso
formó un hogar donde los hijos fueron
tantos como los dedos de dos manos.

Angel:
su nombre alado nos remite
a un frescor de vergel
de música, ¡de vides!...
pionero, visionario
pinto de verde-árbol
este paisaje pampa
y lo inundó de trinos y de sombras...
¡creó un oasis de verdor fragante!

Juan: cultor de la honradez
y del valor de la palabra
dada por la voz del recuerdo conocemos
sus luchas cotidianas...
trabajo con sus manos arduamente
vio brotar de la tierra buenos frutos
tempranamente solo crió sus muchos hijos
fue un Fiorucci, un ejemplo cabal.

Luis . . . y Rosa:
casi al comienzo se le fue la vida
¡ treinta y tres años !, a la edad de Cristo,
se le escapo la sangre generosa
¡quien tanta fuerza para dar tuviera!
y entonces Rosa toma fuerza, ¡esa fuerza!
para seguir halando el carro
que su mutuo amor construyó.

Teresa:
perdida en la memoria familar
reapareció desde la historia misma
una rama muy frágil, femenina

Teresa se llamo...
...y a Osvaldo nos envió.

Nazareno:
vino de la patria vieja...con su compañera
La Gloria fue "Pacha Mama"
su oficio. . . los oficios,
aunque uno triunfa: ¡almacenero!
bueno, simple y honesto

Antonio:
estirpe de patriarca
valiente, emprendedor
no lo arredó jamas la suerte esquiva
"La Esther", espacio vital que supo dominar
Lorenzo Acebo, "Vasco" Burdette, "Petiso" Martín,
jalones humanos que alinearon su camino
Naicó conoce tu generosidad de tiza y pizarrón
en esa escuela ¡cuántas voluntades se forjaron!
cultor de la familia y los amigos


Familia Fiorucci: | Poema | Foto |


| Inicio | Contacto|